Nuestra querida Calle de Toledo, tal como era en 1830, según el arquitecto militar León Gil de Palacio (1788-1849). Digno de verse.