¿Por qué hay cada vez más mujeres en el sector inmobiliario?

Fuente: pisos.com

La presencia de la mujer en el sector inmobiliario crece a buen ritmo. Los últimos datos de la EPA (Encuesta de Población Activa) contabilizan a 74.400 mujeres en este mercado a finales del año pasado, cifra que responde a un crecimiento del 16,4% respecto a 2016. Las mujeres sobrepasan en 18.000 personas a los hombres, pero no es un dato aislado. En los últimos siete años, ha aumentado un 86% el volumen de mujeres en este sector, con un ritmo de crecimiento superior al de los hombres. Según las estadísticas del INE, las mujeres que trabajan en el sector inmobiliario se han incrementado en torno a un 10% desde 2013, pero siguen siendo minoría en algunas empresas.

El sector pierde su perfil masculino

La evolución de la mujer en el sector inmobiliario ha sido paralela a la que ha tenido en el mercado laboral y responde a un cambio de mentalidad dentro del sector. “Hace 20 años el sector era mayoritariamente masculino, pero ahora la presencia de la mujer es cada vez mayor”, afirma Mercedes Blanco, directora de Fincas Blanco y vicepresidenta de FIABCI. La diferencia en este sector es que la incorporación femenina no ha sido gradual sino que “se ha concentrado en los 10 últimos años postcrisis”, apunta Carolina Roca, directora general de Grupo Roca y vicepresidenta de Asprima. Con la crisis desaparecieron muchas empresas y ha sido posteriormente, con la reconstrucción del mercado, cuando se ha producido la entrada masiva de la mujer.

“Las empresas actualmente están más sensibilizadas con la búsqueda de la paridad en los puestos de trabajo, lo cual ayuda a que aumente el número de mujeres en el inmobiliario”, apunta Alba Díaz de Cerio, miembro de la junta directiva WIRES (Women in Real Estate). El problema es romper con la tradición masculina: “Los hombres han tenido el control desde los inicios y hay una cultura que frena a cualquier mujer que busque hacerse un hueco”.

Los hombres mantienen los puestos directivos

A pesar de todo, en los departamentos técnicos, jurídicos, financieros y comerciales de las empresas inmobiliarias se puede hablar de paridad entre hombres y mujeres, paridad que se va reflejando incluso en los puestos directivos intermedios, según Roca pero “sigue habiendo una práctica ausencia de mujeres en los puestos de alta dirección”. Los puestos de dirección siguen copados por los hombres por una abrumadora mayoría, 79% hombres y 21 % mujeres, apunta Ruth Blanco, gerente de RBA Inmobiliaria y vicepresidenta de Ampsi (Asociación de Mujeres Profesionales del Sector Inmobiliario). “La presencia de la mujer va en aumento, pero sigue entrando en puestos base, no de dirección”. Esta situación no se produce solo en España, las profesionales reconocen que en las empresas extranjeras también la participación de la mujer en los puestos directivos es menor.

“La entrada de la mujer ha empezado dentro de los departamentos comerciales y desde aquí la mujer ha ido ganando protagonismo. Existen grandes directivas que, muchas veces en la sombra, están moviendo el mercado hacia una mayor profesionalización”, destaca Paloma Pérez Bravo, directora general de Engels & Volkers Madrid. Una de las dificultades que resaltan las profesionales al analizar la presencia femenina del sector es la poca visibilidad de las mujeres, “sentirse fuera de lugar ha hecho que muchas hayan tardado en dejarse ver y hacerse escuchar”, apunta Díaz de Cerio. A esto se une que el 93% de las empresas inmobiliarias, según Ampsi, son familiares con menos de 5 empleados y “en estos casos es habitual que el gerente sea él”, señala Blanco. “Nosotras seguimos sin querer dar un paso al frente y dar visibilidad a todo lo que hacemos en la sombra, seguimos dejando que sean ellos los que figuren y esto creo que es algo que deberíamos cambiar”.

Conciliar continúa siendo el freno para la mujer

Igual que ocurre en la mayoría de los sectores, conciliar la vida familiar con la profesional ha sido un freno para que las mujeres alcanzaran los puestos directivos en el sector inmobiliario. La maternidad y el cuidado de los hijos dificultan el acceso a puestos que requieren viajes constantes y horarios excesivos. “Los horarios en nuestro trabajo impedían la conciliación con la vida laboral y familiar, por esta razón la mujer se quedaba en puestos comerciales, donde se puede compatibilizar mejor, en lugar de crecer a puestos directivos”, señala Blanco.

Ante esta situación, la mujer da más importancia a la maternidad que a la carrera profesional. “Los hijos siguen siendo mayoritariamente responsabilidad nuestra y por este motivo, real o no, se sigue presuponiendo que no se puede contar el 100% del tiempo con las mujeres por lo que se nos siguen vetando ciertos puestos”, reconoce la vicepresidenta de Ampsi. No obstante, ahora reconocen que la situación está cambiando porque es más fácil en algunos puestos combinar el trabajo entre la casa y la oficina y también el hombre se involucra más en el cuidado de los hijos.

Una salida para jóvenes con formación superior y madres

El perfil de la mujer que trabaja en este sector también ha cambiado en estos años. Ha pasado de ser una mujer de 30 a 55 años con nivel de estudios medios y cargas familiares, a dar entrada a mujeres jóvenes con un nivel de formación superior y una mayor especialización. “Hay dos perfiles muy claros: la profesional liberal que ha desarrollado una profesión y que durante la crisis se ha incorporado en el sector inmobiliario. Por otro lado, están las jóvenes que inician su carrera profesional en este sector”, según Blanco. Aunque Roca considera que es un sector muy endogámico y “es difícil que un perfil con una carrera profesional desarrollada en otros sectores llegue a cuajar”.

Pérez Bravo señala otro perfil característico de este sector, las mujeres que han interrumpido su carrera profesional para cuidar a sus hijos y desean reincorporarse al mundo laboral. “Mujeres muy trabajadoras, comprometidas y organizadas con un único problema: que necesitan flexibilidad de horario. El trabajo de agente permite una gran flexibilidad de horarios y está orientado un 100% a los resultados obtenidos y no al presentismo, motivo por el que cada vez más madres eligen ser consultores inmobiliarios con una elevada tasa de éxito”.

Más agentes comerciales que albañiles

Al analizar la presencia femenina dentro de las distintas empresas del sector inmobiliario no hay ninguna sorpresa. Las mujeres son más numerosas en las agencias inmobiliarias y consultoras e incluso en las tasadoras que en las promotoras y constructoras, donde el perfil es mayoritariamente masculino. No obstante, las cosas pueden cambiar en un futuro cercano si se hace realidad el deseo del sector de llegar a la industrialización de la construcción, porque permitiría el acceso de la mujer a nuevos puestos de trabajo.

Sin embargo, como agente inmobiliario la mujer tiene unas cualidades idóneas, ya que el agente debe conectar y entender las necesidades de sus clientes para poder ofrecerle la vivienda adecuada y las mujeres son sensibles a la hora de detectar y comprender a sus clientes, según Pérez Bravo. “El 80% de las decisiones de compra de una vivienda se realizan por parte de la mujer y éstas conectan mejor para expresar sus necesidades con otras mujeres”.

Las redes de apoyo son necesarias para crecer

Las asociaciones y redes de apoyo ayudan a las mujeres a crecer en el sector con formación y facilitando contactos para desarrollar su carrera profesional. Las profesionales reconocen que estas asociaciones sirven para dar mayor visibilidad a las mujeres, una tarea a la que dedican poco tiempo en su trabajo diario. “Juntas multiplicamos, crecemos, nos apoyamos, formamos, compartimos”, señala la vicepresidenta de Ampsi. Para lograr el objetivo de dar visibilidad a la mujer esta asociación ofrece formación a medida y encuentros de networking y colabora con otras asociaciones internacionales.

Wires, que agrupa a más de 200 directivas de empresas del sector, tiene un programa de mentoring con el que ayudan a las más jóvenes en el desarrollo de sus carreras. “Wires busca dar visibilidad a la mujer, empoderarla de la fuerza que muchas necesitan, por la tradición y la sensación de miedo que se tiene respecto a las figuras directivas, tradicionalmente masculinas”, resume Díaz de Cerio. También las asociaciones internacionales se ocupan de la mujer, en FIABCI que integra a 70 países, se realiza un evento de networking para ayudar a las mujeres y se toma como referencia a grandes empresarias que han llegado a un nivel alto en el sector, según su vicepresidenta.

En Administraciones Corcho disponemos de un área específica de ventas y alquileres para ayudarle en sus gestiones y obtener las mejores condiciones para usted.

Sobre Administraciones Corcho:
Administraciones Corcho lleva más de 30 años trabajando como Administradores de fincas en Madrid (Carabanchel, Centro, Arganzuela, Usera, Latina , Villaverde…) y asesoría jurídica en especializada, ofreciendo unos precios competitivos y un servicio eficaz y profesional. Solicite presupuesto sin compromiso aquí.