Guarda casas, el modelo de acceso a la vivienda que triunfa en Reino Unido (y que no se lleva en España)

fuente: idealista.com

La palabra guardés en España puede evocar al típico matrimonio que viste con ropa de campo verde, con botas y que cuida de una gran finca. Pero esta concepción varía mucho en las distintas ciudades de Europa. Por ejemplo, en Reino Unido está extendida la figura del ‘property Guardian’.

Más que un guardés, que se aloja en una propiedad y recibe un sueldo, un ‘property Guardian’ paga un alquiler bajo por vivir en una propiedad vacía. “Yo estuve viviendo en una casa como ‘property Guardian’ en Londres hace unos 10 años”, comenta Noé Tomás, un arquitecto y paisajista que fue a estudiar a la capital inglesa con 21 años. “Estaba pagando alrededor de 600 libras (unos 675 euros al tipo de cambio actual) de alquiler y, aunque tuviese un buen sueldo, era demasiado dinero. Cuando me mudé a otra casa como ‘Property Guardian’ pasé de 600 libras a 120 (unos 135 euros)”, explica Noé.

El arquitecto estuvo viviendo bajo esta modalidad dos años, en los que cambió una vez de vivienda. “Cuando yo me decanté por esta opción, había mucha oferta, ya que no había los problemas de vivienda que hay ahora”, explica. Noé estuvo un tiempo viviendo en una casa victoriana de tres plantas y con jardín y a 20 minutos de Londres por 120 libras.

Pero, ¿por qué son los precios tan bajos? Noé comenta que las casas estaban vacías, parcialmente habitables y que las compañías ofertaban las viviendas para que estas no fueran okupadas, algo que en Reino Unido siempre ha estado a la orden del día. “El piso que daba a la calle y la cocina de la vivienda en la que me alojé estaban casi derruidos”, comenta Noé. “Lo que las compañías quieren ofertando estas casas es que seas una especie de guardia de seguridad, una alarma humana que evite que okupen la vivienda y la destrocen”, añade.

Por ejemplo, en Ad Hoc, la empresa con la que Noé ejerció de ‘property Guardian’, podemos ver ofertas en todo Reino Unido de viviendas o habitaciones que se alquilan por poco menos de 100 libras al mes, unos 112 euros. Todas ellas sin amueblar. “Normalmente, las propiedades pertenecen a la administración pública que las tiene en desuso hasta que se habitan”, explica Noé.

Para poder disfrutar de una de estas viviendas, se debe hacer una entrevista, pagar una fianza, que depende de la propiedad, y firmar un contrato. “Uno de los requisitos es que tienes una o dos semanas para abandonar la vivienda si te llega el aviso de desalojo”, explica el español que aconseja llevar consigo siempre un equipaje ligero. “Las propiedades no suelen tener ningún mueble, ni utensilio, así que tienes que apañártelas. No está hecho para todos”, sentencia.

Es decir, esos bajos precios tienen su razón de ser, pero sin duda se trata de una buena alternativa para personas que no tienen o que no quieren destinar gran parte de sus ingresos al alquiler.

En España no hay nada similar y los expertos aseguran que podría ser una muy buena opción para solucionar los problemas de acceso a la vivienda y el alto precio de los alquileres. Aunque se pueden arrendar habitaciones más baratas, suelen estar en zonas alejadas de los grandes núcleos urbanos, algo que difiere a esta modalidad.

Por otro lado, se debe reiterar que en España lo que se conoce como guardés es la persona que cuida una finca, ya sea para atender los animales o para protegerla de intrusos.

En Administraciones Corcho disponemos de un área específica de ventas y alquileres para ayudarle en sus gestiones y obtener las mejores condiciones para usted.

Sobre Administraciones Corcho:
Administraciones Corcho lleva más de 30 años trabajando como Administrador de fincas en Madrid (Carabanchel, Centro, Arganzuela, Usera, Latina , Villaverde…) y asesoría jurídica en especializada, ofreciendo unos precios competitivos y un servicio eficaz y profesional. Solicite presupuesto sin compromiso aquí.