Todo lo que debes tener en cuenta para cancelar (definitivamente) la hipoteca

Terminar de pagar el préstamo hipotecario es un alivio para cualquier propietario, aunque con la última cuota no se termina la carga financiera de una vivienda. Los expertos recomiendan hacer oficial la cancelación de la hipoteca y pedir una nota simple como comprobante.

Según detalla el portal reclamador.es, en 2017 (último ejercicio completo del que existen datos del INE), se cancelaron casi 314.000 hipotecas en España. Y no importa de qué manera ha conseguido el propietario el dinero suficiente como para dar finalizado el préstamo (una herencia, un premio de lotería, la venta de otra propiedad o que acaba el periodo del mismo). Para saldar la carga financiera del inmueble es recomendable cancelar la hipoteca en el Registro de la Propiedad, aunque no obligatorio.

“Existe la posibilidad de no hacer nada una vez pagada la última cuota del préstamo hipotecario, pero no es recomendable, puesto que en el Registro de la Propiedad la vivienda seguirá con la carga de la hipoteca, pese a que el saldo de la misma sea cero.
Esto es muy importante si, por ejemplo, se vende ese inmueble o se pretende pedir otra hipoteca, pues la deuda aparecerá como no vencida en el registro”, detalla el portal.

¿Y cómo hacerlo? Hay dos posibilidades: delegar los trámites en una gestoría o hacerlo uno mismo. Para ello, es necesario solicitar al banco un certificado de deuda cero, que la entidad debe emitir de manera gratuita.

Dicho certificado, añade reclamador, “se debe presentar en la Notaría elegida y solicitar la redacción de la escritura de cancelación del préstamo hipotecario. Esta escritura debe ser firmada por el apoderado del banco y, posteriormente, acudir a la Consejería de Hacienda de la comunidad autónoma para presentar el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD). Actualmente, este impuesto está exento de pago, por lo que para cancelar la hipoteca será necesario presentarlo, pero no se deberá abonar ninguna cantidad“. Conviene también guardar el comprobante de liquidación del tributo, ya que muchos registradores lo solicitan.

Tras esos trámites, se recogerá la escritura de cancelación de la hipoteca, documentación que se presentará en el Registro de la Propiedad para que sea inscrita la cancelación y desaparezca la carga de la vivienda. En este punto, es aconsejable solicitar una nota simple en el Registro para comprobar que la carga de la hipoteca ha desaparecido.

Recuerda que es posible que tu hipoteca incluya una comisión por cancelación anticipada (en los casos en los que se amortice antes del plazo previsto), aunque el máximo que pueden cobrar el banco es el 1% del capital pendiente de pago.

Hay otra alternativa que evita tener que realizar todos estos pasos: esperar que pasen 21 años desde que se pagó la última cuota para presentar en el Registro de la Propiedad la solicitud de cargas por caducidad. Pasado ese tiempo, puede ir en persona (bastará con el DNI para que el registrador compruebe su identidas) o que otra lleve la solicitud en su lugar (en este caso, la solicitud deberá llevar la firma del solicitante legitimada notarialmente).

Desde idealista/hipotecas recuerdan que la cancelación tiene un coste aproximado de 200 euros, aunque depende del importe del préstamo.

En Administraciones Corcho disponemos de un área específica de ventas y alquileres para ayudarle en sus gestiones y obtener las mejores condiciones para usted.

Sobre Administraciones Corcho:
Administraciones Corcho lleva más de 30 años trabajando como Administradores de fincas en Madrid (Carabanchel, Centro, Arganzuela, Usera, Latina , Villaverde…) y asesoría jurídica en especializada, ofreciendo unos precios competitivos y un servicio eficaz y profesional. Solicite presupuesto sin compromiso aquí.