El hipódromo de la Zarzuela: una obra única por su espectacular voladizo de hormigón.

fuente: idealista.com

Icono del racionalismo español, el Hipódromo de La Zarzuela muestra la monumentalidad que surge al sintetizar de forma armónica la ingeniería y la arquitectura: en este caso, mediante la combinación del trabajo de los arquitectos Carlos Arniches y Martín Domínguez y del ingeniero Eduardo Torroja.

Sus obras de construcción comenzaron en 1935, con el objetivo de poder sustituir en el corazón de la capital el antiguo Hipódromo de la Castellana por los Nuevos Ministerios. Las estructuras del Hipódromo de la Zarzuela ya estaban construidas cuando la guerra civil obligó a paralizar los trabajos, y no fue hasta mayo de 1941 cuando fue finalmente inaugurado. Para entonces, solo Torroja se mantenía en el país, mientras que Arniches y Domínguez tuvieron que exiliarse.

Durante las siguientes décadas, esta construcción tuvo que adaptarse a las necesidades existentes en cada momento, como señala Carlos Polo, subdirector de obras del Hipódromo de la Zarzuela: “No era un monumento (como sí lo es desde que fuera declarado Bien de Interés Cultural en 2009) y se van haciendo obras, creación de entreplantas, almacenes, despachos… según se necesitan, de forma desordenada”.

En 1980 el Ministerio de Cultura incoa expediente de Bien de Interés Cultural, aunque hasta 2009 no se resuelve (en 1997 la empresa que gestiona el recinto declara suspensión de pagos y el hipódromo cerraría hasta 2005). Desde los años 80 hay cierta protección, pero no resulta muy efectiva, como ejemplifica Polo al señalar que en la tribuna central, donde había un bar de propietarios, se construyó una chimenea que, mediante un agujero, atravesaba la lámina de cubierta.

Un voladizo sobre el cielo de Madrid

En el Hipódromo destaca sobremanera la marquesina que gobierna el monumento: trece metros de hormigón que vuelan sobre el cielo madrileño. Como señala el arquitecto y profesor de la Universidad Rey, Juan Carlos Emili Manrique, el ingeniero Torroja lo “consigue llevar a unos límites de expresividad y de forma que impacta a cualquiera que pasa”.

Los principales retos de la construcción de este voladizo los encontramos, por un lado, en el material, ya que el hormigón era de reciente utilización en la época, y, por el otro, en la física, dado que dos tercios de la marquesina vuelan para un lado y un tercio para el otro. Polo explica cómo Torroja lo solventó: “Con un tirante: un conjunto de redondos de acero recubiertos, que a su vez se sujetan con la bóveda del vestíbulo para compensar el peso”.

La rehabilitación realizada a partir de 2005 por Junquera Arquitectos -que les valdría el primer premio del Colegio de Arquitectos de Madrid en 2012- busca, en palabras de Carlos Polo, una “restauración estructural de todos los edificios y también la morfológica y funcional, tratando de recuperar cómo era el conjunto cuando se construyó”.

Pero no era una labor sencilla: los restauradores disponían de la documentación del concurso convocado en los años treinta del siglo pasado, pero no de la del proyecto, por lo que tuvieron también que realizar exitosas labores de investigación para poder devolver las características originales. Llegaron a ser tan fieles a “lo original” que, por ejemplo, los terrazos de los suelos fueron restaurados por una empresa cuyos propietarios son los nietos quienes originalmente hicieron el terrazo.

Las carreras

El Hipódromo de la Zarzuela celebra carreras de marzo a noviembre. Durante las temporadas de primavera y otoño, suelen tener lugar durante los domingos; en periodo estival, los jueves por la noche.

La finca es propiedad de Patrimonio Nacional. Cuenta con 108 hectáreas de superficie, un gran espacio para el que sus responsables, asegura Carlos Polo, están buscando actividades complementarias a las carreras con las que hacer sustentable económicamente esta joya de la arquitectura racionalista española.

GATAPEC

EN 1930, un grupo de arquitectos se organizó para promover la arquitectura racionalista bajo el nombre de Grupo de Artistas Técnicos Españoles para el Progreso de la Arquitectura Contemporánea (GATAPEC). El profesor Emili Manrique señala que el objetivo de este movimiento era “traer a nuestro país toda esa arquitectura moderna que está pasando por Europa”, lo que se logra principalmente en las ciudades de Madrid, Barcelona y San Sebastián.

Este movimiento trata de sintetizar con brillantez la técnica y la forma, lo que en el caso del Hipódromo de la Zarzuela se concreta en la ya mencionada combinación de ingeniería y arquitectura en las personas del ingeniero Torroja y los arquitectos Arniches y Domínguez. “La forma de la cubierta, como de bóvedas, visualmente tiene una tradición con el movimiento moderno que GATAPEC quiere poner sobre la mesa”, apunta Manrique.

Sobre Administraciones Corcho:

Administraciones Corcho lleva más de 30 años trabajando como Administradores de fincas en Madrid (Carabanchel, Centro, Arganzuela, Usera, Latina , Villaverde…) ofreciendo unos precios competitivos y un servicio eficaz y profesional. Solicite presupuesto sin compromiso aquí.

Administraciones Corcho S.L. pone a su disposición sus servicios de administración, asesoramiento y gestión de todos los aspectos de la vida diaria de las comunidades de vecinos y la propiedad horizontal en Madrid y alrededores.

Profesionales colegiados y métodos de gestión certificados por AENOR para que la gestión de sus asuntos comunitarios e inmobiliarios no sean una inquietud para usted y su comunidad.

Además, a través de nuestro sitio web tendrá acceso durante las 24 horas del día a la documentación de su Comunidad de Propietarios, condiciones especiales con proveedores y una exclusiva oferta inmobiliaria.