¿Quieres mantener una temperatura agradable en verano? No siempre hay que encender el aire acondicionado, también hay otros trucos para conseguirlo que además te ayudarán a ahorrar en tu factura energética y cuidar el medio ambiente. Apunta estos consejos y rebaja unos grados en casa.

Fuente : OCU

En los meses de calor es fundamental tomar medidas contra las altas temperaturas tanto fuera como dentro de casa. Si no quieres encender el aparato de aire acondicionado, la ventilación es una alternativa más barata y ecológica. Para ello te recomendamos que:

  • Aproveches la ventilación natural: cuando la temperatura exterior comience a ser uno dos grados inferior a la del aire dentro de casa, abre las ventanas. La ventilación natural es muy efectiva cuando se pueden abrir ventanas en fachadas opuestas, lo que provoca una corriente de aire por la diferencia de temperatura entre ellas. Si todas las ventanas se encuentran en la misma fachada, el efecto se reduce.
  • Intenta impedir en lo posible la entrada de aire caliente. La medida elemental es mantener cerradas puertas y ventanas en las horas de más calor, entre media mañana y media tarde. Para que este procedimiento sea efectivo, las ventanas deben estar protegidas por persianas o toldos. La renovación de aire se puede reducir al mínimo durante esas horas, pero es conveniente limitar las actividades que aumentan la contaminación interior: fumar, utilizar pinturas o pegamentos, o cocinar.
  • Te puede bastar con utilizar ventiladores: no reducen la temperatura del aire, pero lo hacen circular más rápido. Si la velocidad del aire es superior a 0,2 m/s, la evaporación del sudor se acelera, ayudando al cuerpo a refrescarse.
  • Trata de disminuir las fuentes de calor. Limita el uso de electrodomésticos y bombillas al que sea imprescindible. Procura no utilizar el horno, la plancha, la secadora o cualquier aparato que funcione con resistencias durante las horas de más calor.

Si después de poner en práctica estos consejos, aún tienes calor en casa, tendrás que plantearte encender el aparato de aire acondicionado o comprarte uno en caso de que no lo tengas.