¿Qué tipo de transporte es más económico para mi bolsillo?

El medio más recomendado para moverse por la ciudad, siempre que sea posible, es el transporte público. El metro, el autobús e incluso la bicicleta siempre serán los medios de transporte más económicos para nuestro bolsillo y más respetuosos con el medio ambiente (sobre todo si tenemos en cuenta las alertas por alta contaminación que han sufrido este año ciudades como Madrid). Pero, ¿y si el transporte público no es una opción?

Desplazarse en coche particular o mediante un taxi son otras de las posibles opciones. En estos casos, en función de las veces que te desplaces y la distancia del trayecto, siempre y cuando hablemos de distancias cortas, será más o menos rentable económicamente.

La posibilidad de moverse en taxi cinco veces por semana, sumándole la ida y vuelta al trayecto, es probable que no salga económico. Por otra parte, desplazarse mediante un coche particular será rentable, siempre y cuando el uso sea bastante elevado y los trayectos aumenten en distancia.

¿Qué hay del carsharing…?

No nos olvidamos de uno de los transportes de moda en los centros urbanos. La comunidad de Madrid se ha dejado ‘conquistar’ por el alquiler de estos coches compartidos para trayectos de corta duración. Si lo comparamos con los anteriores transportes es más barato aún.

Basado en unos precios competitivos y su fácil acceso ya que se pueden alquilar a través de una app en el móvil, el uso del carsharing ha aumentado. Empresas como Car2go, Emov, Zity o Wible, son algunas de las que operan ya en Madrid. Cada vez expanden más su zona de servicio y su flota – el diario El Mundo confirma que para el pasado mes de enero había en torno a 2.600 vehículos – para dar respuesta a unos clientes cada vez más exigentes. Teniendo en cuenta su tamaño, capacidad y precio, es hora de elegir el que mejor se adapte a tus necesidades:

  • Car2go, la veterana en Madrid desde 2015. Es el más adecuado para aparcar fácil aunque tiene dimensiones reducidas. Se encuentra operativo en el perímetro urbano dentro de la M-30; su cuota de alta es de 9€ y tarifica el minuto a 0,21 céntimos.
  • Emov, en circulación desde 2016, ofrece mayor capacidad a un precio un poco más elevado. Su uso excede el perímetro de la M-30 a la zona noreste. Al igual que Car2go tiene una cuota de inscripción de 9€ y su tarifa es de 0,25 céntimos por minuto, además ofrece paquetes de minutos más económicos.
  • Zity, a diferencia del resto de sus competidores supera su espacio de almacenamiento, pero dificulta sus opciones de aparcamiento. Su área operativa es más amplia y no tiene cuota de alta, sin embargo, aumenta el coste por minuto que es de 0,26 céntimos.
  • Wible, la única que opera con coches híbridos enchufables y abarca todo el centro de Madrid y localidades del norte, este y oeste. Ofrece mucho más espacio pero son más complicados de aparcar. Tampoco tiene cuota de alta y su tarifa básica es de 0,24 céntimos/minuto.

Y ahora qué sé todo esto… ¿cómo me muevo por la ciudad?

En primer lugar si tienes un coche en propiedad tendrás que valorar la inversión de su compra y una larga lista de costes como: reparaciones, revisiones periódicas, seguros, impuestos de circulación (para conducir por ciudades como Madrid y Barcelona), plaza de aparcamiento, posibles multas…en resumen, se podría decir que los costes rondan los 469 euros al mes. Si la distancia que haces al mes no supera los 250 kilómetros, más vale que te olvides de él y pases a las siguientes opciones.

En contra de la idea generalizada de que el taxi es caro, los cálculos demuestran que podría ser una buena alternativa para desplazarte por la ciudad, siempre y cuando, el núcleo de tu trabajo no se encuentre demasiado alejado. Un viaje de ida y vuelta por cinco días a la semana equivale a un gasto de 91 euros al mes, añadiéndole un plus según la tarificación kilométrica del vehículo, tanto en circulación como en parado.

En último lugar, la opción del carsharing puede ser la más económica ya que reduce significativamente los costes de tener un vehículo propio. Si la distancia recorrida no supera los 800 kilómetros, tendrá más rentabilidad. Eso sí, estás siempre condicionado por su disponibilidad en tu zona.