Cuando los aparatos de tu vivienda se estropean, ¿los tiras o los reparas?

Fuente: idealista.com

MonicaSentieri

En los últimos años escuchamos de forma recurrente mensajes dirigidos a concienciar a la sociedad sobre el uso razonable de los recursos de nuestro planeta. Muchos debates se centran en la necesidad de no producir tantos residuos, con el fin de frenar la contaminación de los mares, la degradación de nuestros bosques o el calentamiento global.

Sin embargo, esta realidad, que a todos nos debe preocupar, no parece ir en línea con la durabilidad de muchos de los productos que usamos a diario en nuestros hogares, que nos obliga a tirar muchos de ellos y sustituirlos por otros. La mayoría de los productos se quedan obsoletos, o sin piezas de repuesto, en menos tiempo del esperado, mientras escuchas la frase: “Le va a costar más repararlo que comprar uno nuevo”.

Desde que tengo uso de razón, todo lo que compro se estropea, se rompe, o deja de funcionar antes de lo que debería. Por mucho que me empeñe en cuidarlo y mantenerlo conforme se especifica en las hojas de instrucciones adjuntas, lo que escuchaba de pequeña parece que ya no funciona: “Si compras buenos productos, y los cuidas bien, te durarán toda la vida”.

Fabricantes

No se fabrica como antes, y al parecer muchos productos tienen desde su origen una vida útil definida, más corta de lo que debería, en favor de la producción y ventas de otras unidades nuevas o mejoradas. Es la obsolescencia técnica o programada, y está pensada y orientada para producir y vender, o lo que es lo mismo, para consumir sin parar.

Por tanto, parece contradictorio que este mensaje de reducir consumos y energía en favor del medio ambiente no vaya de la mano de una normativa más responsable para estas empresas fabricantes, no sólo respecto a la vida útil de sus productos, sino también a la obligación de mantener y fabricar las piezas o repuestos durante el número de años que se entiendan razonables.

Usuarios

Pero también es cierto que tenemos menos tiempo y nos hemos vuelto en general más cómodos, y no invertirnos el tiempo necesario en el mantenimiento de los aparatos que utilizamos.

Además, en algunos casos lo que deja de funcionar, o lo que está dañado, puede tener una reparación más fácil de lo que pensamos, pero requiere de tiempo y esfuerzo.

Nuestra generación se ha acostumbrado a usar y tirar, frente a las generaciones anteriores que reparaban y buscaban alternativas para no desechar de forma automática los enseres y máquinas domésticas.

Por fortuna, y como contrapartida, se aprecia en las nuevas generaciones una tendencia a compartir productos o servicios que favorece el camino hacia la sostenibilidad.

En resumen, ¿en qué momento de nuestra existencia olvidamos que reparar es mucho mejor y más positivo que tirar y comprar un producto nuevo?, ¿hay algo más sostenible que reutilizar?

Es cierto que se van implementando medidas dirigidas a reducir los consumos de energía, pero son simples anécdotas en un global muy amplio.

Está claro que la actual cultura de usar y tirar, de consumir continuamente, tiene beneficios a corto plazo para algunos, pero no resulta viable para nadie a largo plazo.

Esto como muchas otras cosas, es un tema de todos y cada uno de nosotros, en la medida que nos corresponde poder opinar y a veces poder elegir.

Puedes leer la noticia entera en idealista.com pulsando aquí

Sobre Administraciones Corcho:
Administraciones Corcho lleva más de 30 años trabajando como Administradores de fincas en Madrid (Carabanchel, Centro, Arganzuela, Usera, Latina , Villaverde…) ofreciendo unos precios competitivos y un servicio eficaz y profesional. Solicite presupuesto sin compromiso aquí.