En el post de hoy vamos a intentar aclarar ciertas dudas que surgen alrededor de las subvenciones.

¿Qué ocurre con la subvención a la hora de presentar la declaración del IRPF? ¿Debe declararse o está exenta? ¿Cómo se declaran?

La respuesta es que todas las subvenciones están sujetas a declararse, según el Artículo 33 de la LIRPF como ganancia patrimonial, salvo algunas específicas, que podemos encontrar en el artículo 7 de la LIRPF: Rentas exentas.

Me han concedido una subvención de baja cuantía, aún siendo así, ¿estoy obligado a efectuar la declaración del IRPF?

Aun que así sea, la subvención se debe declarar. Existen excepciones de acuerdo al artículo 96 de la LIRPF. No están obligados a declarar los siguientes supuestos:

  • Aquellos que obtengan exclusivamente rendimientos íntegros del trabajo cuyo importe no supere los 22000 euros anuales, con carácter general.
  • Tampoco los contribuyentes que hayan obtenido exclusivamente rendimientos íntegros del trabajo y ganancias patrimoniales (subvenciones) hasta un importe conjunto de 1000 euros anuales en tributación individual o conjunta.

La conclusión es evidente: las subvenciones no deben pedirse a la ligera, sin tener en cuenta la repercusión fiscal que pueden traer. No es fácil ser conocedor de esta posibilidad, por ello es importante estar asesorado por un profesional cualificado.

¿Como se imputa una subvención en el IRPF a los copropietarios de una comunidad?  

Este es otro aspecto que provoca sorpresas inesperadas a la hora de declarar el IRPF. Esta imputación se realiza, de acuerdo a las normas o pactos aplicables que se remiten a la regulación de la Ley de Propiedad Horizontal. En las comunidades de propietarios la imputación de los gastos e ingresos se realiza en función de su cuota de participación, salvo que se haya pactado una imputación especial para un caso concreto (art. 3 de la LPH). Esta consideración es de especial importancia de cara a la aplicación del artículo 22.2 del Real Decreto 233/2013 por el que se regula el Plan Estatal de Fomento del Alquiler de viviendas, Rehabilitación Edificatoria y Regeneración y Renovación urbanas, que establece que cuando los miembros de la comunidad de propietarios solicitante de la subvención incurra en algunas de la prohibiciones del artículo 12 de la Ley General de Subvenciones no se atribuirá a dicho propietario la parte proporcional que le correspondería de la ayuda recibida por la comunidad, la cual se prorrateará entre los restantes miembros de la comunidad de propietarios.

El conocimiento de estos datos por la AEAT se da a través del modelo 184, que se debe presentar anualmente las entidades en atribución de renta (comunidades de propietarios), en el que se declaran ciertas rentas que ha obtenido durante el año natural y se indica el importe que se atribuye a cada miembro de la comunidad.

Es importante tener en cuenta que la subvención que se concede a una comunidad de propietarios no procede imputarla en el IRPF únicamente a aquellos propietarios que asuman el gasto, si no que corresponde a la totalidad de los miembros de dicha comunidad a través del régimen de atribución de rentas.