Si no puede pagar la hipoteca…..

 Desde 2012 existe una normativa para que las personas que no pueden pagar la hipoteca eviten la subasta de su vivienda. Inicialmente esta opción (el denominado Código de Buenas Prácticas Bancarias) era voluntaria para los bancos; pero  la mayoría de éstos lo ha aceptado.

¿Quién puede beneficiarse?

Vivienda. Sólo pueden acogerse a esta opción quienes tengan una hipoteca sobre su vivienda habitual contratada antes del 11 de marzo de 2012, y siempre que cumplan todos estos requisitos:

  • Los ingresos de la unidad familiar no pueden superar los 22.365,42 euros. Además, en los cuatro años anteriores deben haber cambiado sus circunstancias económicas (por ejemplo, por perder su empleo) o deben haberse producido determinadas circunstancias familiares (por ejemplo, que el deudor tenga más de 60 años o que tenga un hijo menor de tres años).
  • La cuota hipotecaria debe superar el 50% de los ingresos netos de la unidad familiar, y el precio de compra del piso no puede superar unos límites (por ejemplo, no puede hacerse la dación en pago si el piso costó más de 250.000 euros).
  • La unidad familiar no puede tener otros bienes para pagar la deuda, y la hipoteca debe recaer sobre la única vivienda del deudor.

Posibles soluciones

  1. Reestructuración de la deuda.Si se cumple estos requisitos se puede solicitar al banco que le entregue un plan de reestructuración de la deuda.. En dicho plan el banco debe aplicar estas medidas: carencia de 5 años en la amortización de capital; ampliación del plazo del préstamo hasta 40 años; reducción del tipo de interés a Euribor+0,25% durante la carencia, e inaplicación de la cláusula suelo (si existe).
  2. Quita.En el caso de que, aun aplicando ese plan de pago, la cuota hipotecaria siga siendo superior al 50% de los ingresos de la unidad familiar:
  • Se podrá solicitar al banco una quita (rebaja) del 25% del capital que quede pendiente de pago.
  • El banco tendrá un mes para comunicar si acepta o no dicha quita.
  1. Dación en pago.Si ninguna de las dos opciones anteriores es viable (porque la cuota hipotecaria sigue siendo superior al 50% de los ingresos), se podrá solicitar al banco la dación en pago de la vivienda.  En este caso, el banco estará obligado a aceptarla, y  podrá continuar en la vivienda durante dos años como inquilino.

Si sus ingresos no superan los 22.365,42 euros y cumple otros requisitos, usted puede solicitar una reestructuración de la deuda, una rebaja de ésta o incluso la dación en pago, en cuyo caso la deuda queda totalmente cancelada.