Fuente: idealista.com
Fotografías: Creative Commons

Un paseo por el Madrid más ‘brutal’: cinco icónicos edificios de hormigón

Un artículo de Libe Fdez. Torróntegui, Open House Madrid 2017

Aunque para muchos brutal tenga la connotación ‘cool ’de extraordinario, lo cierto es que para otros esta arquitectura resulta ‘rara de ver’ (aka: horripilante). Pero más allá de sus defensores o detractores, mejor, quedémonos con la versión más purista del término brutalista, inspirado en el construir de Le Corbusier y Eero Saarinen, que corresponde a la arquitectura hecha beton brut, con “hormigón crudo”. Una tendencia arquitectónica donde primaba la expresión, lo racional y el uso del hormigón.

¿Extraordinaria, fea o austera…? Esta arquitectura forma parte de nuestra historia constructiva y social más reciente, ojalá perdure y llegue a las generaciones venideras. Sirvan estos cinco volúmenes masivos, unidos por el denominador común de la arquitectura brutalista, como ejemplo de uno de los estilos internacionales más llamativos de la segunda mitad del siglo XX.

1- Iglesia Nuestra Señora del Rosario de Filipinas

Aunque, finalmente, fuera solo una torre (el ayuntamiento no permitió la construcción de la segunda) y su color nunca fue blanco (el hormigón blanco encarecía sobremanera) es el nombre que ha llegado hasta nuestros días para denominar a una de las obras cumbres del arquitecto Francisco Javier Sáenz de Oiza (1964-1968).

Una estructura de 71 metros de altura, que parece recrear el aspecto orgánico de un árbol, en la que se resuelven las formas circulares del interior con un acierto fascinante. Un edificio que establece en las alturas un diálogo entre arquitectura, jardín interior y paisaje.

3. Edificio Pirámide

Obra de otro de los grandes arquitectos del nuevo Madrid, Antonio Lamela (1974-1979). En el Paseo de la Castellana, este edificio se retranquea dejando paso a un jardín que contrasta con su rotundez. Las ordenanzas municipales condicionaron su construcción aumentando el aprovechamiento en altura y dando lugar a un edificio troncopiramidal con tres de sus cuatro fachadas inclinadas.

Como edificio brutalista que es se aprecian los materiales estructurales desde el exterior. Nueve plantas sobre rasante más cuatro en sótano a base de losas y contrafuertes de hormigón.

 

4. Facultad de Ciencias de la Información

El interior de esta macla de formas geométricas se articula por la superposición escalonada de niveles funcionales, en base a juegos con dobles alturas y un patio ajardinado en torno al cual se estructuran las circulaciones.

Fue escenario de la película Tesis, de Alejandro Amenábar, para ambientar la historia de terror… Por contra, este hecho dio la popularidad que merecía este edificio construido en dos fases por los arquitectos José María Laguna Martínez y Juan Castañón Fariña (1971-1972 y 1975-1979) que con una austeridad estética llevada al extremo resuelve con audacia su adaptación a un terreno hostil.

5. ‘Corona de espinas’, edificio del Instituto del Patrimonio Cultural (IPCE)

Tras una fachada agresiva y rotunda, el interior del edificio ofrece espacios amplios, amables, con vegetación y luminosos. El edificio se desarrolla en torno a un claustro que inicialmente se proyectó como un jardín descubierto.

El edificio, obra de los arquitectos Fernando Higueras y Antonio Miró Valverde (1967-1988), estuvo abandonado durante 16 años, por lo que el propio Fernando apuntó que “[…] es un instituto de conservación de sí mismo.”… Por suerte, en Madrid aún conservamos excelentes oasis como este de (poco valorada) arquitectura moderna.

Sobre Administraciones Corcho:
Administraciones Corcho lleva más de 30 años trabajando como Administradores de fincas en Madrid (Carabanchel, Centro, Arganzuela, Usera, Latina , Villaverde…) ofreciendo unos precios competitivos y un servicio eficaz y profesional. Solicite presupuesto sin compromiso aquí.