fuente: pisos.com

El tiempo medio que tarda en venderse una vivienda en España está en 9 meses, según el último informe de Tinsa, con una amplia horquilla que va desde los 3 meses en Madrid y Barcelona hasta más de 12 meses en la mayoría de provincias. Sin embargo, si se necesita vender la casa en menos tiempo, es posible hacerlo en apenas 24 horas. La tecnología facilita este proceso a los particulares que quieren vender su casa.

La rapidez es el valor diferencial

Frente a los inversores tradicionales que compraban las viviendas al contado y cuyos anuncios aparecían en los portales, han surgido agencias online que realizan esta operación vía Internet con gran rapidez. Es otro campo en el que las proptech se están abriendo un hueco en el mercado inmobiliario, creando un canal distinto a los tradicionales canales de venta de viviendas.

A través de Internet, estas empresas recogen la información sobre la vivienda que se vende facilitada por el propietario. Tras analizar sus características se hace una oferta gratuita de compra en tan solo 24 horas. “Para hacer esta oferta contamos con un modelo de valoración basado en un algoritmo propio y big data”, comenta Francisco Moreno, fundador de Clicpiso.

Si el vendedor acepta la oferta, un experto inmobiliario visita la vivienda para “realizar la inspección técnica del piso y comprobar que los datos facilitados por el vendedor se ajustan a la realidad”, explica Ana Villanueva, CEO de Tiko. Superado este trámite, se procede a la firma de la venta de la vivienda. La operación se realiza en apenas unos días con la entrega del importe total de la vivienda.

Compran cualquier tipo de vivienda

Estas empresas no buscan un determinado tipo de vivienda, en cuanto a tamaño o antigüedad, solo se centran en casas de segunda mano que estén vacías. “La clave para hacer una oferta de compra de la vivienda es la posibilidad de venta posterior, porque compramos para reformar y vender”, matiza Gregorio Estévez, director de inversiones de Compropiso. El único requisito que se pide al vendedor es que quiera vendar la vivienda de forma rápida y pueda hacerlo fácilmente.

Las vías de captación de los inmuebles son dos. Por un lado, están los particulares que quieren vender rápidamente la casa por un traslado o cambio de casa, que contactan a través de la web. Y, por otro lado, están las agencias inmobiliarias que buscan comprador para la vivienda de su cliente.

Cómo calcular el precio de la vivienda

El proceso de compra se inicia cuando el cliente incluye los datos de su vivienda en la web. Con la información facilitada, las empresas hacen una oferta en menos de 24 horas. Esta oferta es fruto de la aplicación de distintas fuentes de información y herramientas de big data, que permiten a través de diferentes variables, conocer el precio de mercado del inmueble. “El precio se valora aplicando desde fuentes públicas como el Registro de la Propiedad, Catastro, Consejo de Notariado, Ministerio de Fomento, Instituto Nacional de Estadística, etc. hasta fuentes privadas como precios reales de agencias inmobiliarias, tasaciones, portales, etc.”, explica Villanueva.

La rapidez del proceso de compra no influye en fijar un precio de la vivienda más bajo, según los responsables de estas empresas, porque además en la oferta se incluyen también otros gastos. Para hacer una oferta formal por la vivienda, valoran sus posibilidades de venta posterior, ya que estos inversores compran vivienda de segunda mano para reformarla y ponerla de nuevo en el mercado. “El objetivo es hacer todo el proceso de reforma y venta en un plazo máximo de 6 meses”, según Estévez.

Una inspección de la vivienda confirma la oferta

Una vez aceptada la oferta por el cliente, se realiza la inspección técnica de la vivienda para comprobar el estado y dimensiones de la vivienda, las instalaciones, las áreas comunes y si la zona se corresponde con la información de sus fuentes de datos. A esta comprobación física se suma también la inspección legal de los documentos necesarios para la compraventa de la vivienda, como la nota simple y el certificado de eficiencia energética.

“Hemos elaborado una certificación que garantiza que las casas de nuestro catálogo cumplen con los estándares de calidad y no tienen vicios ocultos. Cumplen más de 100 puntos, que tienen en cuenta no solo asuntos estructurales y de calidad, sino también legales y administrativos”, señalan en Clicpiso. Comprobados todos los datos, se procede a hacer una oferta de compra en firme, con una validez de varios días, con el fin de agilizar al máximo los plazos.

Reparto de los gastos de la operación

Generalmente, en una operación de venta de una vivienda, el comprador paga los gastos de notaría, Registro de la Propiedad y el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, mientras que el vendedor debe pagar la plusvalía, salvo que las partes acuerden otra cosa. En estas ventas, las agencias como compradores suelen asumir otros gastos que tradicionalmente corresponden al vendedor como los gastos de gestoría o el certificado energético.

En el caso de que la vivienda tenga una hipoteca no supone un problema, porque es una circunstancia que se conoce con anterioridad gracias a la nota simple. Previamente a la firma de la compra ante notario se procede a la liquidación de la hipoteca al banco, que debe entregar la carta de pago como justificante de la cancelación de la deuda. La cantidad restante se entrega al vendedor directamente el mismo día de la compra.

Comprar, reformar y vender

El objetivo de estas empresas es poner de nuevo en el mercado las viviendas con la mayor rapidez después de reformarlas, porque su modelo de negocio se basa en el volumen de transacciones, con menores márgenes en el precio de venta, pero con más número de operaciones. El plazo fijado para culminar todo el proceso de compra, reforma y venta es de 90 días con un tiempo máximo de 6 meses. “Además, nuestros inmuebles son actualizados y puestos a la venta con un año de seguro del hogar sin coste adicional para el cliente”, declaran en Clicpiso.

De momento, estas empresas funcionan en Madrid y Barcelona, pero sus expectativas son abrir nuevos mercados en los próximos meses. “Analizamos ciudades de más de un millón de habitantes con gran número de transacciones inmobiliarias, bajos costes de transacción y un mercado con grandes posibilidades de mejora”, explican en Tiko. “Lo que nos diferencia de un particular es que hacemos todo el análisis de la operación y el estudio de mercado en muy poco tiempo gracias al big data, lo que nos permite hacer una oferta firme de compra en 3 días”, matizan desde Compropiso.

Sobre Administraciones Corcho:
Administraciones Corcho lleva más de 30 años trabajando como Administradores de fincas en Madrid (Carabanchel, Centro, Arganzuela, Usera, Latina , Villaverde…) ofreciendo unos precios competitivos y un servicio eficaz y profesional. Solicite presupuesto sin compromiso aquí.

Administraciones Corcho S.L. pone a su disposición sus servicios de administración, asesoramiento y gestión de todos los aspectos de la vida diaria de las comunidades de vecinos y la propiedad horizontal en Madrid y alrededores.

Profesionales colegiados y métodos de gestión certificados por AENOR para que la gestión de sus asuntos comunitarios e inmobiliarios no sean una inquietud para usted y su comunidad.

Además, a través de nuestro sitio web tendrá acceso durante las 24 horas del día a la documentación de su Comunidad de Propietarios, condiciones especiales con proveedores y una exclusiva oferta inmobiliaria.